Artistes

Residència d'artistes

María Jesús Olivos.

En el contexto de un mundo capitalista integrado (Término IWC de Guattari 1966,1989/2008), la era de la globalización se distingue por la desterritorialización….
Buscamos constantemente nuestro lugar, cuando las etiquetas ya no nos hacen sentido. Estamos en un proceso de dislocación constante. Desde la fragmentación que ofrece la visualidad intentamos redefinirnos, para situarnos y construir ahora nuestro propio paisaje.

Existe una necesidad actual de reinventar y actualizar nuestra identidad; construir un territorio para afirmar quienes somos, un territorio, como plantea Deleuze (2014) , sin contornos fijos. Entonces ¿Cómo podemos habitar nuestro territorio? Finalmente, el único lugar que podemos habitar completamente es nuestro cuerpo.

En mi propuesta, ‘habitar’ se refiere a construir, cuidar, ser, sentir mi cuerpo y su relación viva con un espacio. Lo mido para apropiarme de él, salto en el mismo punto para insistir en mi presencia, esperando que emerja o se construya ‘algo nuevo’, un mito sobre mi propio territorio.

Me interesa explorar la idea de construir territorio en tierras de nadie, espacios liminales, a través de acciones perfomáticas. Investigo sobre la experiencia perceptual, y la implicancia del cuerpo en espacios vacíos, abandonados, (Urbanos o naturales) en los que su materialidad, forma, textura y/o escala me sugieren acciones que buscan su resonancia en el mismo espacio. (La necesidad de ocupar y llenar un espacio: trazar una gran línea, dibujar un círculo, o rescatar un elemento geométrico de la estructura, para delimitar o expandir los límites del mismo y mi cuerpo)

De esta manera, a partir de la performance desarrollo ritos de pasajes (transformación); acciones que tienen el objetivo de generar un fenómeno, una experiencia real en donde la repetición de la acción, modifica mi estado físico y mental para entrar en un estado de alerta (conciencia) que me lleva a dialogar con el espacio. En estos términos, mi trabajo adopta un carácter cosmológico que se traduce en un lenguaje espacial: la correspondencia entre la arquitectura, cuerpo humano y/o elementos de la naturaleza.

A partir de ahí se desencadena un proceso creativo interdisciplinar en el que utilizo diferentes medios para investigar mi experiencia.

www.mariajesusolivos.com

------------------------------------------
1 El filósofo Gilles Deleuze (2014) emplea la palabra “territorio” para referirse a la potencia particular de cada individuo: “el espacio que ocupa vivo mediante los afectos de los que es capaz.” “El territorio es devenir, se deja invadir o invade, se puebla, se desertiza” (Laurarri, 2014: 5-6) El cuerpo ocupa un espacio sin contornos fijos, que se encuentra en constante movimiento determinado por la fuerza vital de cada cual. Bajo este principio existen elementos que limitan o expanden ese ‘territorio’. Cada cuerpo busca ampliar su territorio en la medida que se abre al encuentro con aquello que le conviene.

2 Según Heidegger “Construir (bauen) en un alemán antiguo significa originariamente habitar. La antigua palabra bauen significa que el hombre es en la medida en que habita; la palabra bauen significa al mismo tiempo abrigar y cuidar; así, cultivar (construir) una tierra de labranza (einen Acker bauen), cultivar (construir) una viña. Este construir sólo cobija el crecimiento que, por si mismo, hace madurar sus frutos” (Martin Heidegger, Conferencias y artículos, Ediciones del Serbal, España 1994)